¿Quiénes somos? Pregunta a nuestro físico Medicina del deporte Medio Ambiente Redeslibre.com Contacta con Medciencia
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
Suscríbete
follow us in feedly

En MedCiencia hemos hablado largo y tendido sobre las adicciones, y sobre todo sobre las formas de curarlas o eliminarlas, y hasta nos hemos preguntado si realmente son enfermedades cerebrales verdaderas. Hoy añadiremos un punto más a las posibles curas con un tratamiento bastante polémico llegado de las lejanas tierras orientales de China: Eliminar el centro del placer del cerebro.

Así, como lo leéis, ese es el método extremo que se ha probado en adictos a la heorina y el alcohol para detener la necesidad de droga. Pero, ¿cuál es la parte mala? Evidentemente, el efecto secundario será dejar de sentir placeres o alegrías mediante otros métodos. Por ello, en 2004 este método fue prohibido en China por su ministerio de salud.

Sin embargo, recientemente se ha publicado un estudio llevado a cabo en 2007 donde se realizaron hasta 1.000 procedimientos como este para tratar la depresión, esquizofrenia y epilepsia. Este estudio se ha publicado hace poco, en noviembre, generando un gran debate ético en toda la comunidad científica sobre si este tipo de investigaciones deberían ser publicadas o mantenerse alejadas de las grandes revistas divulgativas.

Un poco antes, en octubre, se publicó otro estudio que afirmaba que el método usado con este tipo de cirugia es viable para aliviar la dependencia psicológica de los opiáceos (como la morfina por ejemplo), señalando que la mitad de los 60 pacientes estudiados tuvieron efectos secundarios como problemas de memoria o pérdida de motivación. Por si fuera poco, a los 5 años el 53% había sufrido una recaída, pero el 47% había quedado libre de drogas.

Dentro de lo que hay, no esta mal, ya que los tratamientos contra la drogadicción convencionales sólo consiguen una recuperación significativa en aproximadamente el 30-40% de los casos. Pero los expertos desconfían del método, porque aunque se da un pequeño beneficio, la cirugía es un poco arriesgada, conllevando posibles infecciones, discapacidad e incluso muerte.

Como curiosidad, la cirugía se realiza con los pacientes despiertos, en un intento de minimizar la posible destrucción de regiones necesarias para la sensibilidad, la conciencia o los movimientos. Se usa calor para destruir las células en pequeñas secciones a ambos lados del núcleo accumbens del cerebro, una región saturada de neuronas que contienen dopamina (muy implicada en las adicciones, el placer y el deseo, tanto en adicciones como en comida, amor y sexo)

Por otro lado, respecto a la cirugía llevada a cabo para eliminar la depresión o el trastorno obsesivo-compulsivo, se llevan a cabo unas 24 operaciones en EEUU y Reino Unido, pero sólo en los casos más extremos y después de una revisión extensa y muy debatida (y no siempre se afecta el núcleo accumbens).

Aún así, expertos como el Dr. Charles O’Brien, jefe del Centro de Estudios de las Adicciones de la Universidad de Pennsylvania, opinan que lesionar la región de este núcleo puede paralizar el placer del ser humano. Por otro lado, David Linden, profesor de neurociencia de la Universidad Johns Hopkins opina que el tratamiento provocaría que los individuos no puedan sentir una amplia gama de experiencias placenteras, a parte de las drogas.

De todas formas, parece ser que algunos expertos en China sí están de acuerdo con el método quirúrgico contra las adicciones, por muy complicado que pueda parecer. Opiniones hay para todos los gustos, pero el riesgo es el que es, evidentemente abrir el cráneo y operar el cerebro sigue siendo muy completo hoy en día por muy avanzadas que estén las técnicas.

Vía: TIME.

  • IvanD3

    Yo prefiero seguir con mis adicciones :D