¿Quiénes somos? Pregunta a nuestro físico Medicina del deporte Medio Ambiente Redeslibre.com Contacta con Medciencia
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
Suscríbete
follow us in feedly

Hace un par de días, mi compañero Alex os comentaba las razones físicas del porqué cantamos mejor bajo la ducha que cuando estamos al aire libre (o en cualquier otro lugar). Para poder realizar esta acción necesitamos unas cuerdas vocales funcionales, es decir, que no se hayan dañado, porque cualquier lesión da lugar a una voz ronca o incluso a dejar sin habla a quien la sufre. Esto puede darse durante algún traumatismo, por alguna infección (la difteria paraliza las cuerdas vocales de los dos lados), o incluso por alguna cirugía (por ejemplo, la cirugía de un tumor de laringe). Pero puede que en los próximos años, según nuevas investigaciones, esto pueda solucionarse.

Para empezar, debemos tener en cuenta que las cuerdas vocales no son “cuerdas” como tal, como las de una guitarra (es difícil imaginarse unas cuerdas de guitarra en la garganta, pero nadie me negará que suena así). Realmente este organo son solo pliegues de tejido a ambos lados de la laringe, que vibran cuando sale aire desde los pulmones, dando lugar a lo que conocemos como “voz”. Por desgracia, actualmente el daño en las cuerdas vocales puede durar toda la vida, pero unos científicos del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) parecen haber dado con la solución, que podría llegar en forma de tejido sintético elástico en el próximo año 2013.

Este material artificial se ha probado en animales, con bastante éxito. Se ha desarrollado a partir de un tipo de gel llamado polietilenglicol 30, que vibra unas 200 veces por segundo, de forma similar a la voz de una mujer durante una conversación. Así de entusiasmado lo describe el responsable de la investigación, Robert Langer:

“La cuerda vocal sintética de gel tiene propiedades similares al material encontrado en las cuerdas vocales humanas y vibra en respuesta a los cambios en la presión del aire, igual que las cuerdas verdaderas”

El profesor Anthony Hollander, del departamento de medicina celular y molecular de la Universidad de Bristol, cree que aún es pronto para cantar victoria, pues el proyecto es interesante y funcional, pero aún falta saber la reacción en humanos, pues uno de los factores más importantes es la integración de estas cuerdas vocales en nuestro organismo sin que fallen o creen algún efecto secundario. Parece ser que el gel necesitaría hasta 5 inyecciones por año para ser funcional, es decir, debería ser un tratamiento seguido de por vida. Pero bueno, menos es nada.

De todas formas, hay que ser precabidos. En animales este material ha tenido una respuesta satisfactoria, pero, como en todas las investigaciones y ensayos, aún quedan varios años por delante para poder probar esto en humanos, y sobre todo en cantantes, que son los más interesados en poder disfrutar de esta cura, ya que suelen ser los que más problemas de voz sufren.

Vía: BBC.