¿Quiénes somos? Pregunta a nuestro físico Medicina del deporte Medio Ambiente Redeslibre.com Contacta con Medciencia
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
Suscríbete
follow us in feedly

Existe la creencia popular de que el alcohol es una especie de exterminador de células cerebrales, que por cada copa perdemos unas cuantas de ellas (cosa ilógica después de las muchas fiestas que se puede pegar un estudiante universitario en su vida, y luego llegar a trabajar sin ninguna secuela grave). Bien, esta creencia surgió a partir de algunos movimientos para prohibir el alcohol, además de una investigación que tuvo lugar en 1990, donde Harper y Krill encontraron que los alcohólicos tenían menos neuronas que los no alcohólicos, dando lugar a la creencia de que el alcohol mataba a estas células.

Pues bien, según un artículo recientemente publicado en Scientific American Mind, el consumo no mata las células cerebrales, pero si puede dañarlas. Concretamente, el alcohol puede dañar las dendritas, que son unas protuberancias neuronales cuya función es transmitir información entre neuronas. Por tanto, si se dañan estas comunicaciones, también se daña la retransmisión entre neuronas. Específicamente, este efecto tiene lugar en el cerebelo, que es la parte del sistema nervioso responsable del aprendizaje y de la coordinación motora.

Eso si, que no cunda el pánico, pues según el Dr. Petney  este daño no es permanente, pero si puede causar cambios estructurales en las neuronas afectadas. Además, Petney también hace hincapié en que la pérdida de neuronas enteras no tiene porque alterar la función cerebral, pero el daño de las dendritas si puede perturbar esta función.

La duda entonces, dejando de lado que ya sabemos que el alcohol no es un asesino de neuronas, ¿Qué daño puede causar el alcohol? Comentaremos algunos ejemplos:

Problemas de salud mental:

Se ha asociado el consumo de alcohol a problemas mentales, como ansiedad, depresión, o incluso psicosis (este último en niveles extremos de consumo de alcohol, con más de 30 unidades al día durante varias semanas). Además, detener de golpe el consumo de alcohol en grandes bebedores también acarrea problemas, como el conocido síndrome de abstinencia, con su consecuente nerviosismo, temblor, palpitaciones, etc.

Daño cerebral:

Como ya os conté en su día, cuando hablábamos de ¿Por qué se produce la resaca?, el alcohol deshidrata y, en casos extremos, esta deshidratación puede producir daños permanentes en el cerebro (intoxicación alcohólica).

Riesgo de demencia cerebral:

El consumo exceso de alcohol, conocido como consumo episódico intenso, puede dar lugar a un aumento del riesgo de demencia cerebral.

Síndrome de Wernicke-Korsakoff:

Este síndrome es causado por una deficiencia de tiamina o vitamina B1 (de la cual ya os habló mi compañero Cristian hace poco). El consumo de alcohol a largo plazo puede causar una mala absorción y almacenamiento de vitamina B1, que empieza con una encefalopatía de Wernicke, con síntomas de confusión mental, alteración de los movimientos de ojos y marcha anormal. Si no se trata, se puede llegar a un síndrome de Korsakoff, que es un desorden psiquiátrico que implica demencia y psicosis.

Finalmente, como curiosidad, según un estudio publicado en la American Journal of Epidemiology, ¡el consumo de alcohol podría mejorar el rendimiento cerebral! Esto es muy relativo, ya que al introducir el factor de “posición social” en el modelo de estudio, el consumo de alcohol no ejercía ningún efecto positivo comparando a los grupos que consumían alcohol y los que no. Por tanto, no podemos dar este estudio como determinante, y por supuesto no recomiendo consumir alcohol bajo ningún concepto, no me malinterpretéis.

Vía: News Medical.

  • Pingback: El alcohol NO mata neuronas

  • Quarkbite

    Bueno, por no comentar que el sindrome de abstinencia del alcohol es el unico que puede causar la muerte del paciente. Ni tan siquiera la abstinencia de la heroina es tan fuerte como la del alcohol.

  • Jorge

    No es que no me fíe de Scientific American Mind, pero siendo más bien una revista de divulgación (no se presentan datos ni análisis rigurosos), creo que sería más correcto citar el artículo original (o artículos) y añadir que un resumen de los resultados de dichos estudios se recogen en Scientific American Mind. Así no daría la impresión de que es esta última revista la que ha solventado la cuestión.

    Aparte de ese detalle, excelente artículo :)

  • Pingback: Sensacionalismo en la ciencia: ¡Basta ya, por favor! « Medciencia

  • Pingback: Los alcohólicos crónicos entienden peor la ironía « Medciencia

  • Bryan

    No me parece que digan algo que no sea cierto esta mal solo para hacer creer algo

  • persona

    Han olvidado comentar un efecto devastador del alcohol, la encefalopatía hepática (que también puede ser ocasionada por otras substancias, entre ellas algunos fármacos). De todos modos, ya sería hora que las bebidas alcohólicas llevasen una indicación de peligrosidad para la salud, en todas las bebidas alcohólicas. No hay diferencia entre un vino barato y una botella de cincuenta mil euros, ambas contienen la misma calidad de alcohol puro dañino.

    • yyoquese

      en serio crees que la gente necesita una etiqueta para saber lo que el alcohol puede producir? bueno en ese caso que también vaya una etiqueta que ponga: una copa de vino al día es buena para su salud. La gente ya sabe que es bueno y que es malo, y si lo sigue haciendo no por una etiqueta que muestra imágenes brutales como las del tabaco, que encima para colmo están editadas por ordenador para que la imagen se vea aún más mala, pues no no sera por eso por lo que deje de fumar, sera cuando yo quiera y decida hacerlo, no porque esa imagen me ha calado hondo. pide que pongan también una imagen de polución en los coches, una imagen de gastroenteritis en la comida pre-cocinada, una imagen de alguien ahogándose en el paquete de las cortezas de cerdo, oye por poder todas estas cosas pueden provocar lo que pasa en las imágenes que he dicho de cada una. pero esas cosas ya las sabes no? entonces para que te hace falta la etiqueta? dejaos de chorradas por favor que todos agradecemos un buen packaging con la menor cantidad de información innecesaria y no quiero ver un hígado destrozado en mi botella de lo que sea, ya se que lo causa, así que dejad de dar la plasta.

      • Jane Goodall

        Correcto. Fuera las etiquetas de los productos. Donde hay que colocarlas es en la gente, “Cuidado, estúpido.”. Y así uno no se preocupa tanto. Y el propio estúpido lo agradecerá cuando el oncólogo le pregunte “¿Bebe o bebía mucho usted? ¿Acaso fumaba? ah, ya veo su etiqueta”

        • Lord Babuino

          Vaya, se te ve un tipo respetuoso. Vale, por mi bien, etiqueta también a todo aquel que no hace ejercicio, ponle una que que rece algo así como “cuidado, estúpido con el cuerpo atrofiado” también otra para aquel que toma demasiado azúcar “cuidado, estúpido con mayor riesgo de problemas cardíacos” y así con todo lo que sea perjudicial, es más, a todos los habitantes de ciudades contaminadas les pondremos otra que dice “cuidado, estúpido que respira aire contaminado”, ¡vaya! cuantas etiquetas tendría que llevar todo el mundo encima, yo creo que ni nos podríamos ver las caras por lo estúpidos que somos todos según tu forma de verlo.
          Si demonizas una cosa, no te cortes, demoniza también todas las demás cosas perjudiciales

  • Jose luis

    Me gustaría saber si el autor de este artículo es médico. Muchos médicos me han comentado que sí es cierto que el alcohol “mata” a las neuronas, al igual que lo hace con el resto de las células (ya no se echa en las heridas por esa razón)

  • Pingback: El alcohol no mata neuronas | NON SERVIAM

  • Pingback: El alcohol no mata neuronas, daña conexiones entre… | Raymond Orta M., Blog personal; Científico Forense y abogado

  • Pingback: ¿Es verdad que el alcohol mata neuronas? | Abominacion.net

  • Pingback: Las 5 razones por las que NUNCA deberías beber alcohol | Asociación Aljama