¿Quiénes somos? Pregunta a nuestro físico Medicina del deporte Medio Ambiente Redeslibre.com Contacta con Medciencia
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
Suscríbete
follow us in feedly

A primera vista el hecho de no ser capaces de sentir ningún tipo de dolor podría ser una de las mayores alegrías que podríamos tener. Pero no es oro todo lo que reluce, ya que el dolor es el signo de alarma que tiene nuestro organismo para avisarnos de que algo no va bien, o de que no debemos repetir ciertas conductas o situaciones. Sin ir más lejos, imaginad que os rompéis un brazo y ni lo notáis hasta que no os lo dice alguien, o que vuestro apéndice está a punto de reventar y no os dais ni cuenta (y, si explota, las consecuencias para el cuerpo son terribles). Pues existen individuos que si han vivido situaciones así, ya que sufren una enfermedad muy rara (la sufre una persona entre un millón): La analgesia congénita.

La analgesia congénita, o CIP en sus siglas inglesas, es una enfermedad genética, que puede ser de varios tipos, pero su forma más general consiste en que los individuos que la padecen experimentan todo tipo de sensaciones excepto dolor. Pueden sentir que se están cortando, la vibración de un golpe o el calor al contacto con una superficie caliente, pero no sentirán el dolor que acompaña normalmente a estas otras sensaciones.

Es un trastorno que no tiene cura. Lo único que se puede hacer es mantener al individuo fuera de las situaciones de riesgo. Imaginad lo complicado que puede ser esto en niños, pues la enfermedad se diagnostica cuando los padres se dan cuenta de que su hijo/a se ha roto algo y ni siquiera ha llorado ni ha dicho nada.

Eso si, como comenta el cirujano ortopédico Jan Minde, a pesar de que esta enfermedad provoca toda una serie de problemas asociados, los pacientes no mueren por la enfermedad, sino que pueden llegar a vivir muchos años.

Para un adulto, convivir con la situación de ser insensible al dolor es relativamente manejable, pero cuando se es un niño esto puede ser una verdadera pesadilla. Si ya de por si es normal que los niños se hagan heridas, golpes y demás y más de una familia se harte de acabar muy a menudo en el hospital o centro sanitario más cercano, pensad en añadirle una enfermedad como esta, donde un niño fácilmente puede romperse algún brazo o pierna, o fracturarse la cabeza, y los padres solo se dan cuenta si ven las manchas de sangre, porque el niño en si ni se inmuta.

Y no solo eso, sino que existen complicaciones adicionales a esta enfermedad, como por ejemplo la asociación de la anosmia o falta del sentido del olfato. Así pues, además de recibir golpes sin notarlos y acabar con fracturas inesperadas, los individuos con analgesia congénita también son propensos a intoxicarse con los alimentos, ya que no pueden notar si huelen a podrido por ejemplo. Además de los problemas internos, como el caso mencionado de un apéndice inflamado, o gastroenteritis, o algún tipo de infección dolorosa interna que no notaran por falta del dolor asociado.

En definitiva, eso de “no sentir dolor” no es tan bonito como parece, ni es un “superpoder divino”, ni mucho menos. Es una situación de riesgo asociada a todo lo que podemos llegar a vivir de por si, y hace más mal que bien en un paciente que sufra esto.

Vía: BBC.

  • Bichoverde

    Hola buenas tardes. En primer lugar me gustaría pediros perdón por invadir el blog con una pregunta tan personal, pero no conozco a ningún médico a quien pueda hacerle esta pregunta:

    Tengo 15 años y mi pasión es la Medicina, me encantaría ser oncólogo, no me imagino siendo otra cosa de adulto. La verdad es que de notas no voy mal, por suerte, pero al ver las notas casi imposibles que piden en la Selectividad para entrar a Medicina, pienso que no voy a poder llegar. ¿Me podría dar algún consejo sobre cómo encaminarme correctamente hasta medicina?

    Gracias por adelantado y enhorabuena por el blog. Realmente maravilloso.

    • https://twitter.com/#!/RobertoMendez_ Roberto Mendez

      Hola Bichoverde! Pues a ver… Aún tienes 15 años, es relativamente pronto para saber lo que conseguirás :P Yo no lo supe hasta que tenía 17 – 18 años la verdad. Las notas son importantes, pero aún estarás en la ESO, lo importante sera el Bachiller, ahí es donde hay que darlo todo y más. Personalmente, yo el primer año no lo acabe tan bien como esperaba, las notas no eran gran cosa, pero en segundo todo mejoro mucho (para mi suerte y alegría xD).

      Ahora la selectividad ha cambiado, cuando yo la hice la nota era sobre 10 y no sobre 14, por tanto ahí pocos consejos te puedo dar. Si cuando llegue el momento crees que te gusta de verdad, adelante, pero recuerda que hay que ponerle ganas y voluntad, porque son 6 años :P al final le coges el gusto y los años te darán igual (al menos eso me pasa a mi). Y lo de ser oncologo… poco a poco, cuando llegas el primer año quieres una cosa, al siguiente otra, y así… hay gente que si, que durante los 6 años quieren lo mismo y no cambian de idea, yo por ejemplo soy de los que si la ha cambiado con los años, porque cuanto más aprendes y más cosas ves, más dudas te entran. Al final no es “quiero esto”, sino que es más “se que NO quiero esto”, vas descartando durante los años.

      No se, de momento aún te quedarán 3 años para llegar a la Selectividad, es importante tener buenas notas pero, sobre todo, será en Bachiller. Es un mal “filtro” eso de la Selectividad, porque luego las carreras son muy diferentes a lo que te piden ahí, pero es el sistema que hay ahora y hay que adaptarse.

      Suerte y al lío! :) Y muchas gracias por visitarnos de cuando en cuando ;)

    • Debora Sanchez

      Buenas ! Mi experiencia es muy diferente a la de Roberto XD. Yo tenía claro que quería ser médico ya a los tiernos 14 añitos, es más, tenía claro que quería ser psiquiatra.Y por el momento, en cuarto año de carrera, aún no he cambiado de idea. Es cierto que verás muchas cosas, muchas de ellas te gustaran, y muchas otras claramente no te dedicarías a ellas jamás ! xD a mi ahora me gustaría dedicarme a muchas especialidades pero sigo teniendo la misma preferencia que cuando tenía 14 años.

      Al contrario que Roberto, en primero de bachiller todo iba sobre ruedas. Pero en segundo me desanimé al ver lo caro que iba a resultar vivir lejos de casa para poder hacer lo que quería, la matrícula, el alquiler… al final mis padres me animaron mucho y aqui estoy :)

      Si lo tienes tan claro como dices, no me cabe duda de que llegarás a la nota. Si no a la primera, mucha gente entra vía modulo superior, repite selectividad (no estoy segura, pero tengo entendido que puedes repetir en septiembre sólo la específica para intentar subir nota)o entra cambiando de carrera tras hacer primero de alguna carrera relacionada.

      Sobretodo no te desanimes ! Es difícil pero se puede hacer. Habrá años que te irá mejor y otros peor, pero si sigues adelante acabas sacándolo todo y puedes sentirte orgulloso de estar siguiendo el camino que has elegido.

    • Bichoverde

      Muchísimas gracias a los dos, la verdad es que la gente de mi alrededor me desanimaba mucho, pero con lo que me habéis dicho, me habéis dado una gran dosis de ánimo.

      ¡Muchísimas gracias! :D