¿Quiénes somos? Pregunta a nuestro físico Medicina del deporte Medio Ambiente Redeslibre.com Contacta con Medciencia
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
Suscríbete
follow us in feedly

Un exhaustivo análisis publicado en la revista British Medical Journal que ha revisado 34 estudios, con un total de más de dos millones de personas seguidas, ha encontrado asociación entre sujetos que trabajan a turnos y riesgo de enfermedades cardiovasculares como infarto de miocardio o accidente isquémico. Hasta la fecha, esta investigación que ha sido llevado a cabo por Daniel G Hackman y colaboradores, es la más extensa que podemos encontrar en cuanto a trabajos por turnos y enfermedades cardiovasculares.

Cuando se habla de “trabajar a turnos”,  los autores se refieren a los horarios de trabajo que difieren del trabajo regular típico en EEUU o Canadá (de 9h a 17h). Aunque imagino que aquí en España el trabajo regular podría considerarse el de 9h a 13h y de 15h a 19h o similar. De esta forma,  dentro de los trabajos a turnos se incluyen los turnos nocturnos, los turnos irregulares, los horarios mixtos y los turnos rotativos.

Hackman y sus colaboradores han encontrado en este análisis que de los más de 2 millones de participantes, 17.357 experimentado algún tipo de evento coronario, 6.598 tuvieron ataques cardiacos (infarto de miocardio), y 1.854 habían tenido accidentes cerebrovasculares isquémicos. La investigación muestra que todos estos eventos vasculares fueron significativamente más frecuentes entre los trabajadores por turnos. Así, en comparación con los empleados que trabajan regularmente durante el día, las personas que trabajan a turnos tenían un riesgo 24% mayor de eventos coronarios, un 23% más de probabilidad de ataque cardíaco y un riesgo del 5% mayor de ictus o accidente cerebrovascular . Y los datos son todavía más peligrosos para los trabajadores en turnos nocturnos ya que según el estudio tienen un 41% más de riesgo de sufrir eventos coronarios.

No obstante, el lado positivo es que no se ha encontrado que el trabajo por turnos esté vinculado a mayores tasas de mortalidad de causa vascular (ya sea específica o general).

Otras consecuencias de los trabajos a turnos…

Desde hace ya tiempo los científicos se han percatado de que los empleos a turnos pueden alterar el reloj circadiano así como el equilibrio entre trabajo y ocio. Algunos estudios ya han relacionado los turnos rotativos con un mayor riesgo de presión arterial y colesterol altos. Otras investigaciones también han encontrado que en mujeres, los turnos de trabajo puede aumentar la probabilidad de padecer diabetes tipo 2. Del mismo modo, y para completar su asociación a las enfermedades actuales más prevalentes, no podría faltar su asociación con el cáncer. Sin embargo, hasta la fecha, la relación entre trabajos por turno y las enfermedades cardiovasculares había mostrado resultados controvertidos. Esta última investigación parece discernir un poco tal relación: aunque no hay más muertes, sí hay más enfermedades cardiovasculares con todo el gasto económico y sanitario que supone. Además, como los propios autores comentan, debido a la alta frecuencia de trabajos por turno en la población, las consecuencias en la salud pública pueden ser significativas.

Imagen| antiworldnews

Vía| MedicalNewsToday