¿Quiénes somos? Pregunta a nuestro físico Medicina del deporte Medio Ambiente Redeslibre.com Contacta con Medciencia
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
Suscríbete
follow us in feedly


La forma de propagación del cáncer por el cuerpo humano esta más que estudiada. Sabemos como viaja y a que sitios se propagan generalmente cada tipo de cáncer, pero solo a nivel macroscópico. Ahora las investigaciones han ido más allá, y se ha descubierto la forma de propagación, a nivel molecular, del cáncer.

En un estudio realizado en el instituto de investigación contra el Cáncer del Reino Unido se ha descubierto que esta propagación y extensión por el cuerpo humano se debe a la ayuda de una proteína llamada JAK, que genera la “fuerza” necesaria para que las células se extiendan por fuera de los limites del tumor primario y viajen a otros lugares del cuerpo.

Cabe decir que gracias a este gran hallazgo por parte de los investigadores, se abre la puerta a una nueva forma de tratamiento del cáncer, ya que una de las cosas que más temen los profesionales de la medicina oncológica es la propagación de los tumores fuera de los límites de su origen. En otras palabras, el mayor temor para un cáncer es la metástasis.

La extensión a otras zonas u órganos corporales conllevan un nuevo nivel o estadio a la hora del tratamiento del cáncer, ya que a partir de un tumor primario se puede dar lugar a varios tumores secundarios, diseminados por varias zonas del cuerpo. Teniendo en cuenta que el 90% de las muertes por cáncer se producen tras la metástasis, la prevención de esta seria un gran punto a favor en la prevención, ya que si se produce, hace muy difícil el tratamiento y más difícil todavía la curación de la persona afectada.

Con el descubrimiento de la proteína JAK se abre la puerta a nuevos tratamientos que evitaran precisamente esto, la metástasis o distribución de los tumores primarios hacia otras localizaciones.

Como primeros resultados destacan las dos formas de propagación de las células malignas o tumorales. La primera seria “a codazos”, forzando su salida con la ayuda de la proteína JAK se contraen como músculos para forzar la expansión. La segunda forma seria aprovechando los conductos creados por el propio tumor y produciendo la salida de las células.

Tal y como cuenta C. Marshall, jefe de la investigación, en ambos casos el motor es la proteína JAK. Como el mismo investigador dice, la JAK no es la culpable de la producción del cáncer, solo de su expansión.

De todas formas, el descubrimiento de esta proteína nos lleva un paso hacia delante en el avance medico para la curación del cáncer, el monstruo invencible de nuestra época.

Vía: BBC.